El que no cae...
Leopoldo G. Arenas

2018 EL INICIO DE DOS CICLOS

02 de Enero de 2018

Leopoldo G. Arenas


Todo inicio de año es buena época para meditar, medir, evaluar y generar expectativas.

La mayor parte de los seres humanos manejan su vida en base a ciclos, el viaje de nuestro planeta alrededor del sol dura 365 días 6 horas y algunos minutos, ese lapso de tiempo es llamado de manera común año.

La inclinación del eje de nuestro planeta, ligada al trayecto de traslación en esa orbita alrededor del astro solar, origina que los rayos de energía de este último, lleguen con diferentes grados de inclinación, fenómeno que da lugar a cuatro estaciones climáticas, dos de ellas de transición y las otras dos caracterizadas por ser extremas, una en calor y la otra en frio.

Los humanos medimos todo en base a este ciclo, nuestra vida, la historia y hasta la moda.

En el caso específico de México existe una segunda medida de tiempo, un segundo ciclo de renovación, esta medida está basada en seis ciclos solares y de denomina sexenio.

Desde los años cuarentas en el cual se instauró, la vida política, económica y social de nuestro país, gira entorno a esta forma de medición del tiempo.

Cada seis años se destruye lo viejo y comienza un periodo de esperanzas y creación, se reinventa el sistema, se elige un nuevo Tlathoani y en este, como ser todopoderoso, se fincan las esperanzas de toda una nación.

El ciclo de creación comienza en enero de cada seis años, se presentan a la población las diferentes alternativas y a mediados de año, esta elige de manera libre y secreta mediante su voto al nuevo mandatario. De manera casi inmediata, los competidores que no fueron bendecidos con el voto de la población, comienzan un movimiento de disconformidad, alegan fraude y un sin número de anomalías, generan sospechas, piensan que la población es ingenua y todavía se encuentra en un grado de inmadurez en la cual venden su voto a cambio de dadivas y migajas, no comprenden que los ciudadanos somos maduros desde el año 2000 y que aceptamos lo que nos den y votamos por quien queremos; este movimiento de disconformidad por no ser los elegidos, comienza marcando al sistema y divide antes del inicio.

Finalmente comienza el primero de septiembre el nuevo ciclo, inicia desde su origen dañado por la inmadurez de los perdedores, aun así, la población en general finca sus esperanzas en este nuevo inicio, trabaja, ahorra y planea basando todo en expectativas, las mismas que poco a poco se empiezan a derrumbar conforme avanza el ciclo.

Este 2018 es el inicio de un nuevo ciclo sexenal, a diferencia de ciclos pasados, la población de nuestra nación se encuentra desencantada, las redes sociales, en beneficio de cierto candidato, han promovido un gran sentimiento de ruptura social, siguiendo el ejemplo de Donald Trump, basan la popularidad del nuevo Mesías en la ruptura, señalan fronteras entre blancos y morenos, crean una gran línea divisoria de clases sociales y dividen a México en dos grandes grupos, los oprimidos y los explotadores, los que tienen y los que han sido robados, los que trabajan y los que deben tener todos los beneficios de manera gratuita ya que al ser su base electoral merecen ser mantenidos por el simple hecho de ser simpatizante de él.

Este 2018 es preocupante, es el año parte aguas, es decidir entre afrontar el futuro con bases sólidas o regresar al pasado, a los años setentas y ochentas, a la época de inflaciones exorbitantes como la vivida al término del sexenio de Lopez Portillo, es pagar diez mil pesos por una coca cola o tres millones por un automóvil compacto, es convertirnos en la Venezuela actual, con escases de productos básico, comida y medicinas, es regresar a la Unión Soviética de Leónidas Breznev en donde los alimentos se manejaron por vales, se derrumbó la producción industrial y alimenticia y termino derrumbando a nivel mundial al sistema socialista.

Hoy iniciando este 2018, fundo mis esperanzas en la memoria histórica de quienes ya vivimos lo anterior en México y que bajo ningún motivo deseamos repetirlo, hoy inicio este año deseando lo mejor a todos mis lectores pero preparándome para lo peor deseando que no ocurra.

Feliz inicio de ciclo anual y sexenal.

OTRAS ENTRADAS

El que no cae...
Leopoldo G. Arenas

13 de Noviembre de 2017

05 de Octubre de 2017

20 de Septiembre de 2017

18 de Septiembre de 2017

31 de Agosto de 2017