El que no cae...
Leopoldo G. Arenas

Una Luz de Esperanza

20 de Septiembre de 2017

Leopoldo G. Arenas


EL QUE NO CAE…

Leopoldo G. Arenas

Una Luz de Esperanza.

El día de ayer 19 de septiembre del 2017, de nueva cuenta la Ciudad de México y el País, de nueva cuenta son puestos a prueba por la madre naturaleza.

Como un hecho sin precedentes, 32 años después la ciudad es sacudida por un sismo de magnitud importante, cuarenta y cuatro construcciones han colapsado y un número importante de edificios, presentan daños estructurales que ponen en riesgo su integridad y pudieran caer en cualquier momento.

Al cierre de esta columna se han registrado 226 defunciones en los estados afectados, siendo significativo el caso del Colegio Rébsamen, en el cual han fallecido 36 personas entre niños y adultos y en donde faltan de rescatar y localizar 30 más; dolor y tristeza se respira en el ambiente, padres desesperados, impotentes ante la tragedia; imágenes que evocan recuerdos del pasado, CONALEP e Instituto Cultural, símbolos de la tragedia del 85.

En el centro de la ciudad, en específico la calle de Bolívar, un edificio que albergaba una fábrica, se colapsa con los trabajadores dentro de ella, el drama de las costureras regresa a la memoria.

Pero de igual manera que ocurrió hace 32 años, la población en masa ha salido a las calles, miles de héroes anónimos, a riesgo de perder la vida, se han trepado a los escombros, con sus propias manos, con botes y cubetas, comenzaron a retirar los escombros, los resultados de inmediato se comenzaron a palpar, de un sin número de construcciones, comenzaron a emerger sobrevivientes, mismos que de inmediato fueron canalizados a hospitales y clínicas de salud.

Hoy a diferencia del 85, la tecnología y las redes sociales han jugado un papel fundamental en el rescate, decenas de víctimas sepultadas se lograron comunicar mediante sus aparatos celulares con amigos, familiares y redes sociales, acción que permitió enfocar esfuerzos en su localización y salvamento.

Hoy la sociedad conoce que se requiere y de manera altruista, acercan víveres, medicamentos, equipo y materiales de salvamento a los puntos en que se requiere, la ayuda llega en cantidades importantes, al grado de estar sobrados en algunas cosas, tal es el caso del agua para beber, en estos casos es recomendable dejar de mandar artículos genéricos y consultar los requerimientos especiales que está solicitando la Cruz Roja, para los diferentes frentes de batalla.

Enfrentar la tragedia es difícil, el 85 dejo lecciones que para las generaciones jóvenes han sido olvidadas, como prueba comentare el simulacro, personas que lo tomaron a broma, que no acataron las indicaciones o que simplemente no le dieron la importancia y ni siquiera se movieron de sus lugares de trabajo, lógicamente, al no estar preparados, al ocurrir la contingencia, actúan con desesperación, pierden la calma y se convierten en parte del problema y no en una solución.

Pero aun con todo lo ocurrido, el país está en pie, herido eso sí, pero funcionando, su población unida como tenía 32 años que no ocurría.
Hoy la lección es esa precisamente, un país que no necesita falsos mesías para recuperarse, un país que demuestra que su principal fortalece estriba en su unidad y no en la división.

Hoy México le demuestra a los diferentes Tumps, que no es un país fallido y que existiendo unidad, puede y debe salir adelante.

Hoy en México comienza a brillar una luz de esperanza, luz alimentada por la solidaridad y unidad de su población.

Hoy derramo una lagrima por las víctimas del 85 y del 2017, pero también uno mis manos para levantar a este gran país.

OTRAS ENTRADAS

El que no cae...
Leopoldo G. Arenas

13 de Noviembre de 2017

05 de Octubre de 2017

18 de Septiembre de 2017

31 de Agosto de 2017

23 de Agosto de 2017