Tendencias

El Mini de Ringo Star a subasta

13 de Noviembre de 2017 16:04 /

Este Mini del 66, restaurado en el 91, es un coche de capricho por dos razones: la primera es que se trata de un coche único porque ni tan siquiera cuando se fabricó formó parte de una serie sino que fue modificado adaptando sus características a las exigencias del que sería su dueño (exigencias que incluían modificaciones en la distribución de sus espacios para ampliar en lo posible el maletero); la segunda razón será tu perdición si eres fan de los Beatles; este Mini fue durante un año el coche de Ringo Star.

Si los primeros años de este vehículo fueron mágicos, no menos lo fueron los que vienieron después: Brain Epstein, representante de Los Beatles, compró este Mini en 1966 y un año más tarde pasó su propiedad a Ringo Star, quien disfrutó del vehículo hasta 1968; poco o nada se sabe de la vida de este Mini desde esa fecha hasta 1977, año en el que fue adquirido por el padre de su propietario actual, 40 años de vida familiar fue lo que vino después pero también de renovaciones y éxitos, este Mini se ha paseado hasta por el célebre programa automovilístico Top Gear.

Más que un Mini clásico, es un vehículo histórico y único; una de las características que lo definen gira entorno a una anécdota previa a su compra: se cuenta que Ringo Star, el miembro de los Beatles para quien adquirió el vehículo Brain Epstein, pidió que se modificara su interior ¿para qué? para que cupiese en su maletero un kit de batería.

Este Mini único en el mundo será subastado el próximo 2 de diciembre en la subasta organizada por Bonhams The Bond Street Sale ¿qué precio alcanzará? según los expertos estará entre los 100 mil y los 140 mil euros.

Además, este Mini no estará solo, en la misma subasta saldrán a la venta otros vehículos históricos como un Bentley del 59 que fue propiedad de Elton John o un Aston Martin del 64 cuyo dueño fue Paul McCartney.

CC

COLUMNAS

Política al Día
Atticuss y Francisco Licona
Letra Capital
Flavio Morales Cortés
Pluma Negra
José Calzada
El que no cae...
Leopoldo G. Arenas