Tendencias

El pañuelo más icónico del mundo cumple 80 años

13 de Noviembre de 2017 15:49 /

No llega ni siquiera a un metro cuadrado, pero en seda y con esa firma detrás, el resultado da para mucho. Concretamente, para 80 años de historia y más de 1.500 modelos de pañuelos de Hèrmes, creados por no menos de 100 diseñadores, que han dado su versión de los temas de actualidad o la tradición.

Y es que las cifras son imponentes; 70 gramos pesa un pañuelo de 90x90 centímetros (aunque también los hay de 70 o de 1,40), 30 variedades cromáticas por modelo, que tienen un precio en tienda de 330 euros, aunque en subastas y de segunda mano pueden alcanzar los 17.000 euros -hay verdaderos freaks de pañuelos- y más de 600 horas de trabajo facilitadas por 800 personas detrás de su fabricación. La importancia de los complementos de la casa francesa no solo radica en la creatividad de sus diseños, sino en su tradicional y secretísimo modo de impresión que se hace en Lyon, el sancta sanctorum de la industria de la seda del mundo. En la actualidad la seda no llega de China, sino de Brasil, por ser de mayor calidad.

El primer pañuelo de la casa fue Juego de Omnibus y Damas Blancas, una idea que se le ocurrió a Robert Dumas en 1937 para celebrar la inauguración de la línea de metro de la plaza de la Bastilla a la Madeleine y así nació el «Carré» (cuadrado) que rápidamente fue el accesorio favorito de actrices y princesas. Se convirtió en seguida en el regalo preferido por los hombres para agasajar a las mujeres. Sus mil y una forma de llevarlo le dieron el toque de glamour a sus dueñas.

Desde aquel primer pañuelo, Robert Dumas, y mas tarde su hijo Jean Louis y después su nieto Pierre Alexis, presidentes de la firma, fueron contando con diferentes artistas para que colaboraran en contar historias a través del pañuelo. Así llegan hasta hoy los más de 1.500 modelos que ha pergeñado la casa en estos 80 años.

CC

COLUMNAS

Política al Día
Atticuss y Francisco Licona
Letra Capital
Flavio Morales Cortés
Pluma Negra
José Calzada
El que no cae...
Leopoldo G. Arenas