Metrópoli
Francisco L. Carranco

Despistados… el candidato está tapado

27 de Noviembre de 2017

Francisco L. Carranco


Más de lo mismo. La confusión y artificio provocado por las estrategias priístas alrededor del “Tapado” cobra relevancia y vuelve un retroceso el proceso de selección del candidato que habrá de representar a ese Instituto político en la contienda presidencial del 2018.

Todo se reduce a las perspicacias y especulaciones alrededor del último mensaje del Presidente de la República, sobretodo destacando una palabra llena de intención cuando dijo, “están despistados”, refiriéndose a los personajes de los cuales, uno, habrá de sucederlo en la Presidencia de la República.

Con una maliciosa sonrisa, el propietario del dedo absoluto que habrá de designar a su sucesor, se refirió a que de todos los nombres que han circulado, principalmente, como los prospectos y que a estas alturas del partido sólo quedarían dos, por lo eventos que se han dado alrededor de su gestión y que serían Meade y Osorio Chong, los reporteros trataron de ver en sus ojos algún destello cuando los mencionaron y, poder capta, la Presi-señal, para concluir que de esos dos finalistas uno de ellos cumple la expectativa presidencial.

Con esa expresión tan popular y viniendo de él, esa frase, dejó ver que el presidencialismo está más vigente que nunca y la designación de su sucesor será el que él decida, ya el equipo alrededor de elegido habrá de construirle su imagen, exaltar atributos y convertirlo en un luminaria para deslumbrar al pueblo y opacar, incluso, a el mismo, que se va.

Casi burlonamente dijo “están despistados” obviamente, los analistas y periodistas que interpretan todo el contexto, forma y fondo, sobre el proceso electoral, resucitaron el “tapadismo” y sus misterios; sí Miguel Ángel Osorio Chong y José Antonio Meade no son los finalistas ¿entonces que arma porta, Peña Nieto, bajo la manga para el 2018?
Será que Nuño, Narro, él mismo Videgaray u “otro” están en el pensamiento del Presidente para encontrar a su digno sucesor que: primero, garantice la unidad del PRI, segundo garantice el triunfo sobre sus dos adversarios principales el Frente Ciudadano por México y el contrincante a vencer MORENA que, sin candidato, lidera las encuestas en la preferencia del voto ciudadano.

La capucha del actual “tapado” no se ve, por lo tanto, puede representar que sea un personaje afín y cercano al presidente, pero, alejado de las marquesinas y de los medios, por lo tanto, la fórmula secreta del tapadismo está dando resultados, toda la atención ciudadana y de los medios está sobre los multicitados políticos que hemos mencionado, que quieren pero no lo dicen, esperan, como la regla dice, la designación y bendición de su patrón para aceptar que se morían de ganas de ser el elegido.

Entonces dentro de esa especulación o, bola de humo, que lanzó el Presidente, Peña Nieto, obliga a los politólogos a dar una repasada sobre los aspirantes que han acaparado la atención de la opinión pública, pero, también echarse un chapuzón por aquellos personajes que han estado fuera del bombardeo mediático y que se ha protegido (por el tapadismo) para que no les encuentren colas sucias, no investiguen pasados obscuros y presentes borrascosos, para que le dé tiempo de consolidar un perfil inmaculado para portar la candidatura del PRI a la presidencia.

Entonces de regreso al principio, habrá que meter a los tapados que ya se habían destapado principalmente a José Antonio Meade que fue el que más ha brillado luego de que Videgaray lo catapultara al cosmos electoral como el virtual candidato del tricolor.

Aparecen, nuevamente, las figuras veladas de José Calzada, el Secretario de Agricultura que abiertamente se destapó y expreso su interés por ser presidente emulando a Vicente Guerrero en su convicción de que el país necesita un caudillo mexicano que logre reivindicar el amor por México.

Enrique De la Madrid Cordero, Secretario de Turismo, que en los últimos meses logró un desarrollo hacia el turismo y sostuvo reuniones con los sectores empresariales e industriales, más importantes del país para promover estrategias post sexenales en el filón de ingresos para el país que es el turismo, de personalidad férrea no se descartó en aquellas ocasiones y hoy vuelve a ponerse la capucha de tapado, con remotas posibilidades aunque depende necesariamente del dedo selector.

El propio Eruviel Ávila, con su perspectiva triunfalista, dentro del tricolor, ha afirmado que quiere demostrarle a Morena y al frente que integran PRD, PAN y MC, que el partido será muy competitivo en julio del próximo año, pensamos en algún momento que sólo se refería al estado de México. Sobre el perfil que deberá tener el candidato del PRI a la Presidencia de la República, dijo que no se descartará ninguno, incluido él.

Entonces los dados y las afirmaciones sobre quien hasta este momento será el abanderado priísta, tendrá que ponerse la capucha, volver a ser tapado y esperar que el preciso designe quién es el mero mero para que el PRI lo destape y los gobernadores y políticos afines al PRI hagan pactos para sacar al despapado con el triunfo, lo que se ve bastante difícil.

El PRI, al igual que en el 2012 cree que tiene el triunfo en las manos, pero el triunfo verdadero lo darán lo votos de los ciudadanos que tienen, a partir del destape, que consolidar su decisión de por quién votar y los indecisos de votar, que no nos sorprenda que no sea ninguno de los que se han mencionado el candidato del PRI y, mucho menos, que la alternancia se levante otra vez, en este país, que necesita una renovación política y respeto para los ciudadanos.

Suburbio 1

El próximo informe de Américo, legado histórico de buen gobierno.

OTRAS ENTRADAS